El consejero de Medio Ambiente visita el Acuario para conocer la evolución de las crías de tortuga boba


1446210942944fiscalAmpDet.jpg
30/10/2015

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha visitado el Acuario de Sevilla para conocer cómo evolucionan las 26 crías de tortuga boba (Caretta caretta) que se están criando en dichas instalaciones.

El Consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha visitado esta mañana las instalaciones del Acuario de Sevilla, en compañía del Director General de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos, Javier Madrid, el Director de la Estación Biológica de Doñana (EBD), Joaquín Cerdá, y la Directora del Acuario de Sevilla, Natalia Izquierdo.

En su visita ha podido conocer cómo evolucionan las 26 crías de tortuga boba (Caretta caretta), que se trasladaron allí tras la eclosión de los huevos en las instalaciones de la Estación Biológica de Doñana (EBD), institución dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Andalucía (CSIC). La eclosión de estos huevos supone todo un hito para esta especie amenazada, ya que proceden de uno de los pocos nidos localizados en las costas españolas en las últimas décadas. Asimismo, el cuidado de estas tortugas es fundamental para que, en un futuro, puedan llegar a consolidar a la costa almeriense como un nuevo territorio de la especie y, por tanto, una nueva oportunidad para el estado de conservación de la especie en todo el planeta.

En la actualidad, en el Atlántico oriental, esta especie tan sensible al cambio climático sólo anida de forma relevante en una pequeña isla de Cabo Verde, donde la caza sistemática de hembras y la alta mortalidad de nidos por inundación o depredación ponen en peligro su supervivencia. El pasado mes de julio y, gracias a la llamada de unos pescadores, fue detectada una tortuga hembra haciendo un nido en una playa cercana a San Juan de Terreros (Pulpí, Almería). Para garantizar su supervivencia, los huevos (un total de 80) se trasladaron a las incubadoras de la Estación Biológica de Doñana en Sevilla.

Durante casi 2 meses, investigadores de la EBD-CSIC han cuidado de manera intensiva estos huevos, eclosionado finalmente un total de 30 huevos. Casi una semana después su nacimiento, y una vez las pequeñas crías se encontraban maduras para ser introducidas en el medio acuático, estas se trasladaron a las instalaciones del Acuario de Sevilla, gracias a un acuerdo firme de colaboración entre las tres instituciones para la conservación de la tortuga boba, y el impulso a su nidificación en Andalucía.

En estos momentos, 26 crías de tortuga boba se encuentran en perfecto estado de salud en 3 tanques de cuarentena, bajo la supervisión diaria del equipo técnico del Acuario de Sevilla. En unas semanas, las crías serán divididas y parte de ellas se trasladará a las instalaciones del Centro de Gestión del Medio Ambiente Andaluz (CEGMA) en Algeciras (Cádiz), ya que dividir la cría en dos reduce significativamente el riesgo de mortalidad. El objetivo final será su liberación en la misma playa donde se localizaron para que, una vez alcancen su maduración sexual, vuelvan a desovar al mismo lugar, debido a su condición filopátrica.