Conservación


Gracias a las actividades de conservación que se realizan en acuarios y zoos, tanto in situ (en el habitat natural de la especie) como ex situ (fuera del habitat) se contribuye a frenar la pérdida de la biodiversidad actual y las amenazas medioambientales. Algunas especies han conseguido salvarse de la extinción gracias al trabajo de investigación y reproducción que se realiza en acuarios y zoos.

La principal forma de contribuir ex situ a la conservación de la biodiversidad es participando en la cría de especies en espacios protegidos a través de programas específicos de especies amenazadas. Que, aunque no es suficiente para que sobrevivan animales con amenazas, si puede ser una pieza clave para mantener ciertas poblaciones de especies.

El área de conservación de un acuario debe realizar algunas actividades para contribuir a la sostenibilidad de la biosfera, entre las que se encuentran:

  1. Involucrarse, dentro de sus posibilidades, en programas científicos y de conservación, tanto “ex situ” como “in situ”.
  2. Contribuir a aumentar la concienciación de la sociedad sobre la importancia de la biodiversidad y su conservación.
  3. Cumplir con las mejores condiciones para el bienestar animal.
  4. Colaborar en programas de reproducción de diferentes especies.
  5. Incrementar las relaciones entre las distintas instituciones.
  6. Colaborar con la Administración Pública.

 

“Uno de los objetivos principales de los zoos y acuarios es dirigir todos los aspectos de su actividad diaria hacia actuaciones que impliquen y destaquen la conservación.

La organización y funcionamiento de una institución zoológica deben incluir como principios fundamentales la sostenibilidad, la conservación y la responsabilidad social y medioambiental, como valores dirigidos a todas las áreas de organización, trabajo y asumidos y promovidos por todos sus miembros”.

“Estrategia mundial de los zoos y acuarios para la conservación”

 

WAZA, 2005